Consiste en la extirpación de la pulpa dental (nervio) y el posterior relleno y sellado de la cavidad pulpar, más conocida como “tratamiento de conducto”, permite la prevención, diagnóstico y tratamiento de desórdenes de dicha pulpa dental.

La endodoncia es una manera segura y efectiva de salvar un diente que, de otro modo, podría ser extraído.